La historia de dos viajes que en realidad fueron sólo uno

Hace exactamente un año os escribía recién aterrizado de mi primera aventura americana tras haber recorrido la distancia que separa la Ciudad de Guatemala con Managua en un mes. Había pasado por Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador y Nicaragua; una locura de fronteras que consiguió enamorarme de Centroamérica y de la nueva forma de viajar que había aprendido.

Hoy, leéis esto mientras surco los cielos y cruzo el Atlántico regresando a casa de otra aventura por América Latina, en esta ocasión desde Costa Rica hasta Colombia, también con un mes de tiempo. Un mes que principalmente he pasado en Colombia pero que también dediqué a conocer algunas breves maravillas de los últimos dos países de América Central que el año pasado dejé escapar.

Continue reading

Un último viaje antes de acabar el año: Marruecos

Algunos sabréis que por cosas de la vida, en septiembre me quedé a las puertas de viajar a un destino que me resultaba extremadamente apetitoso. Todo ocurrió muy rápido, con los billetes en la mano y la mochila lista: tan sólo 24 horas antes de partir supe que no lo haría. Fue duro pero lo acepté. El tiempo me dio la razón en una pugna entre la compañía aérea y alguien tan indefenso como yo, por lo que probablemente podré realizar ese –u otro- viaje bien pronto.

No obstante, no me apetecía en absoluto acabar el año sin hacer tan siquiera una escapada a algún lugar cercano. Sin embargo, hasta último momento no supe que tenía disponibilidad de fechas durante esta semana pasada, por lo que busqué alguna oferta de vuelos de última hora a cualquier destino. Y fue así como finalmente, tras años intentándolo, llegó el momento de conocer Marruecos.

Continue reading

Siempre será verano en Menorca

Desde hacía muchos años tenía una espina clavada que parecía cronificarse a lo largo del tiempo: nunca había estado en Menorca, una isla que todo el mundo me la había dibujado como mágica, especial, de infinita belleza y con un ritmo propio imposible de describir. Y para variar, había estado en remotas islas como las islas Gili, o Palawan, o Ometepe, o Maldivas, o un largo etcétera en el que nunca se incluía Menorca.

Continue reading

El regalo de la eternidad. Laponia Sueca (III)

Durante los días en los que había recorrido Laponia Sueca, había podido vivir experiencias totalmente distintas que antes de conocer este rincón del mundo jamás hubiera podido imaginar en un territorio que creía monótono e homogéneo. En pocas horas, Laponia Sueca ya me había demostrado que la diversidad era una seña de identidad propia, y sin duda alguna, lo que aún estaba por venir me lo haría corroborar.

Continue reading

Urbana, histórica, marítima y rural. Laponia Sueca (II)

Comenzaba un nuevo día en Laponia Sueca y lo hacía de una forma muy diferente a la que siempre había estado acostumbrado: el sol no necesitó emerger del horizonte ya que no lo había hecho en toda la noche. Así pues, sólo con la complicidad de un reloj y una ciudad que poco a poco despierta de una inexistente noche, llegó la hora de seguir explorando esta región del mundo que tanto me estaba fascinando.

Era hora de dejar la ciudad de Skellefteå y tras desayunar abordamos uno de los muchos cómodos y rápidos autobuses públicos que recorren la región. Por poco más de 7€ recorrimos los 80 kilómetros que separan Skellefteå de la ciudad costeña de Piteå, un poco más al norte.

Esta ciudad se encuentra a caballo de las montañas y un enorme archipiélago de islas e islotes por lo que su situación la hace ideal para saborear los contrastes de Laponia Sueca. Y el día que estaba por empezar daría cuenta de ello.

Continue reading